foto

foto

martes, 31 de marzo de 2015

PRÓLOGO DE MI DIARIO



Han pasado seis años…

    Aquella noche salí temprano, bajé al paseo marítimo, hacía una noche fría, llevaba un resto de la litrona que había abierto hacía apenas cinco minutos. Tambaleaba, sí, como cada día, desde muy joven me había convertido en un borracho, ahogaba en alcohol todos mis sentimientos, pero aquella noche todo cambió.

    Al llegar la policía yo me hallaba en la arena, tiritando y con la sensación de volver a nacer, mientras el cuerpo yacía junto a mí con la botella rota medio clavada en el cuello. Ella no tardó en llegar, una mujer estirada y de pelo rubio cuyo sombrero tapaba la parte superior de su cara, contó a la policía cómo había tenido lugar el suceso, acto seguido nos vimos todos en comisaría, los médicos se hicieron cargo del cuerpo, aunque ya poco podían hacer. Yo estaba petrificado, me quedé sin habla, no sabía qué decir, me había quedado en estado de shock y cuando al fin conseguí articular palabra fue para darme cuenta de que se me había pasado la borrachera, fue una extraña sensación, no me acordaba de nada, estaba totalmente hundido, acabado, fue en aquel momento cuando rompí a llorar, aunque a nadie pareció importarle mi gesto derrotado.

     Fue a los pocos días de aquello cuando sorprendentemente y de forma progresiva comencé a recordar con más exactitud los detalles del suceso. Es por eso que hoy escribo esta hoja, prólogo de mi diario, y comprenderán ustedes que si estoy aquí no es por casualidad.

     Cierto, aquella noche salí temprano y coincidencias del destino me hicieron bajar al paseo marítimo, lugar que no solía frecuentar porque el viento y el frío a ciertas horas hacían mella en mi borrachera, compañera casi permanente. Al llegar oí gritos y llantos de una mujer que parecía necesitar ayuda. Enfocando la vista con dificultad pude distinguir dos sombras en la arena que parecían corresponder a dos personas, la botella cayó al suelo y me dispuse a avanzar hacia el lugar en que se encontraban. A medida que fui avanzando comencé a ver la escena con más claridad. Allí estaba ella, recibiendo golpes del que supuse sería su marido o compañero, un hombre moreno, alto y corpulento con cara de pocos amigos. No lo dudé un segundo, me avancé hacia él y los dos caímos al suelo. Pero su superioridad física era manifiesta y no tardó en deshacerse de mí de un manotazo. Comenzó a arrinconarme hacia la orilla, apenas pude retroceder gateando y cuando comencé a notar el agua en mis rodillas conseguí levantarme con gran esfuerzo. Pero aquél hombre me cogió del cuello y comenzó a introducirme cada vez más en el agua. Estaba sin respiración y a punto de perder el conocimiento cuando vi cómo la mujer se acercaba por detrás, agarraba con fuerza los restos de la botella rota. Por un momento pensé que me salvaría la vida, pero no tuve esa suerte.

    Al llegar la policía yo me hallaba en la arena, tiritando y con la sensación de volver a nacer, mientras el cuerpo yacía junto a mí con la botella rota medio clavada en el cuello. Ella no tardó en llegar, una mujer estirada y de pelo rubio cuyo sombrero tapaba la parte superior de su cara, contó a la policía cómo había tenido lugar el suceso, acto seguido nos vimos todos en comisaría, los médicos se hicieron cargo del cuerpo, aunque ya poco podían hacer. Yo estaba petrificado, me quedé sin habla, no sabía qué decir, me había quedado en estado de shock y cuando al fin conseguí articular palabra fue para darme cuenta de que se me había pasado la borrachera, fue una extraña sensación, no me acordaba de nada, estaba totalmente hundido, acabado, fue en aquel momento cuando rompí a llorar, aunque a nadie pareció importarle mi derrotado gesto.

     Aquella noche salí temprano, bajé al paseo marítimo, hacía una noche fría, llevaba un resto de la litrona que había abierto hacía apenas cinco minutos, tambaleaba, sí, como cada día, desde muy joven me había convertido en un borracho, ahogaba en alcohol todos mis sentimientos, pero aquella noche todo cambió.
.
     Han pasado seis años.

    

     

38 comentarios:

  1. La vida sacó a bailar a nuestro protagonista y mientras posaba un momento la copa, en lo que supondría un punto de inflexión, todo siguió igual a su alrededor. No toma en cuenta que en verdad ya - no es- porque quizás sabe que en ,su estado ,nunca fue... Y que lo que ahora no tiene, en verdad... Siempre estuvo alejado de él.

    Se conjugan mucho matices en tu relato, un compendio de sensaciones a cada paso y en cada vuelta sobre su huella para matizarlo.

    Enhorabuena Geus.
    Me gusta mucho como escribes.

    Un abrazo de luz✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pd- la foto es preciosa, sólo por ver ese atardecer merece la pena volver y volver para recordar y contemplar......

      Eliminar
    2. Muchas gracias Athenea, me alegra mucho que te gusten mis relatos. Y si la foto sirve para que alguien vuelva, pues ahí permanecerá!

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Espero que estés bien Geus, me paso de vez en cuando por aquí, para no perderme ningún relato, entre aroma a café y letras... O quizás sea la magia de ese atardecer :)

      Mi abraz✳

      Eliminar
    4. Espero que estés bien Geus, me paso de vez en cuando por aquí, para no perderme ningún relato, entre aroma a café y letras... O quizás sea la magia de ese atardecer :)

      Mi abraz✳

      Eliminar
  2. Buen relato, parece uno que lo está viviendo tal y como lo cuentas, y sin duda ya sabes que en la vida real ocurren casos hasta mucho más sorprendentes. Enhorabuena; me ha gustado mucho.

    Un abrazo Geus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso significa que ha conseguido transmitir y me alegra. Muchas gracias por tu visita Rafa.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Geus uufff me viajé contigo que sensación de angustia lo escribes como si lo vivieras oye Enhorabuena logras volvernos para de tu historia digame si esto es solo el prólogo que bueno !! y la foto es mágica !!!!, escribes genial, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz, muchísimas gracias por lo que dices. Como le dije a Rafa, eso es señal de que ha transmitido, me alegro por ello.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Hola Geus vine a saludarte amigo , y darte las gracias por esa huella que siempre dejas de cariño y amistad,y feliz fin de semana y no pasa nada a mi me ha pasado soy muy despistada jajajaja, un beso desde mi brillo del mar

      Eliminar
  4. Un muy buen relato y, además, original. El círculo formado por la repetición de la narración y recuerdo de los hechos me parece muy acertado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep Mª. No era mi intención en un principio pero conforme iba escribiendo se me ocurrió esa idea. El protagonista en realidad está muerto, lo mataron aquella tarde, y cuando se conoce ese detalle encajan mejor las cosas. Me alegra mucho que te guste.

      Muchas gracias por tu visita. Un abrazo

      Eliminar
  5. Me ha gustado y me has mantenido expectante durante toda la narración... muy original. No volveré a beber (jajaja) un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francis, me alegra que te haya gustado. Bueno, tampoco es para que tomes decisiones tan radicales, jaja. También yo me he hecho seguidor tuyo. Muchas gracias por la visita.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Buenos días, Geus:
    Felicidades por tu relato en espiral, como lo son mis recuerdos tras una noche de excesos o un día que te resistes a recordar.
    Me atrapa la manera en que logras que nuestra imaginación te acompañe en ese descenso a la playa (pese a que no me gustan el tacto de la arena ni la sensación de humedad), perfilas en libertad a tu personaje al compartir los detalles que ayudan a construir la historia no a encerrarlo en ella (su diario empieza en un punto cercano al presnte, llevarlo más atrás sería propio de unas memorias) Y me gusta ese final que es un principio.
    Un abrazo, Geus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nino! Muchas gracias por tu opinión, agradezco mucho tu valoración y me alegro de que ésta además sea buena. Es un honor viniendo de ti que eres muy bueno en esto.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Historias muy entretenidas. Te sigo y te voy leyendo. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola Carina, gracias por tu visita y por tu opinión. Bienvenida al blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Geus Interesante relato gracias por tu visita, feliz fin de semana Saludos

    ResponderEliminar
  10. Un relato muy bueno, como todos los tuyos, lleno de intriga.

    Halló la muerte, le esperaba en esa playa, pero solo murió su cuerpo. Fue un renacer sin estar ligado al lastre de los problemas que le llevaron a beber...

    Me encantó.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grqcias Carmen, es un honor que digas eso de mis relatos.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Geus tus relatos son atrapantes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María, jeje, pues eso es buena señal, si consiguen enganchar es lo mejor que puede pasar, me alegra que me digas eso.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Angustioso relato, intentas averiguar lo sucedido pero ese círculo de recuerdos lo impide constantemente, no te queda otra que imaginar tú el resto. Muy bueno y original Geus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yashira por tu comentario. Está escrito de una forma un poco particular, es cierto, jeje. Me alegra que te guste.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Cuando la mente se obnubila no distinguimos el sueño de la realidad, a veces, merece la pena un buen remojón y un buen susto para tomar conciencia e intentar encontrar el camino perdido.
    Una narración que engancha y una foto en blanco y negro de una realidad pegada a una botella.
    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
  14. Me encanta!!

    Te invito a que visites mi blog, a ver si te gusta :)

    Besos!
    ❤Mary❤
    ¡Sígueme y entérate de todo!

    ResponderEliminar
  15. Sinceramente, llegué por casualidad, pero veo que tenemos varios amigos en común.
    El escrito me atrapó, con tiempo voy a leer textos anteriores, creo que hay muy buen material.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  16. Para mí es el mejor relato de los cinco que te he leído. Original por ese bucle en el que nos metes, y aunque como lector crees que algo raro está pasando con el cuerpo no te atreves a decidirte por el fantasma hasta la segunda descripción. Original. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Ohh! Me dejaste alucinada. Se me despertó el deseo de pedirte que siguieras. Enconytrarme con más detalles de ese viaje hacia atrás y hacia delante que marca el final de ese hombre en el principio de esa noche
    y aún más intriga y suspense con ese "fue hace seis años", te prometo que se me puso la piel de gallina. Genial amigo. Felicidades y muchos besos

    ResponderEliminar
  18. Querido Geus :)
    como siempre me llegas a sorprender, excelente tu relato, tiene todo y mas algunas cosa que nos atrapa.
    Un beso grande
    no dejes de escribir

    ResponderEliminar
  19. Esto es una pesadilla, Geus...como "El día de la marmota" ...pero convertido en horror...
    Besos

    ResponderEliminar
  20. me gusta como escribes con ganas....

    ResponderEliminar
  21. me gusta como escribes con ganas....

    ResponderEliminar
  22. Feliz Navidad!!! y los mejores deseos para el Año 2017. Saludos

    ResponderEliminar